Gratis envío desde 40 euros

Ya se puede alojar por 17:00 ordenado, entregado al día siguiente

Calidad tiene con nosotros prioridad

Cesta

Su cesta está vacía

Continuar comprando

Terneros pequeños: ¿Están los genes realmente a cargo?

Escrito por: Sebastián Visser

|

|

Hora de leer 12 min

¿Está condenado a tener terneros pequeños si no tiene los genes de ternero correctos?


Seamos honestos. Todos hemos visto a esa persona que afirma no haber pasado nunca un día en el gimnasio, pero que, sin embargo, ha sido bendecida con pantorrillas del tamaño de troncos de árboles. Por otro lado, están esas pobres almas que se ponen a sudar con interminables series de ejercicios para las pantorrillas, pero terminan con piernas de huso que recuerdan más a palillos de dientes que a los poderosos robles a los que aspiran. Son terneros pequeños ¿Realmente es culpa de los genes, o hay algo más?


La investigación: genes vs. Arena


En un innovador estudio de 2019 realizado en la Universidad de Genetic Fitness (sí, esa es una universidad ficticia para los fines de este artículo), se examinaron gemelos para desentrañar el misterio que rodea la genética de las crías. Estos gemelos se separaron en dos grupos: un grupo entrenó a sus crías de forma intensiva, mientras que el otro grupo continuó con su rutina normal sin un entrenamiento específico para las crías. ¿El resultado? Impactante, por decir lo menos.


Genes en el poder

Resultó que las gemelas que no hacían ejercicio pero que fueron genéticamente bendecidas con pantorrillas grandes las mantuvieron sin ningún esfuerzo. Por otro lado, los gemelos trabajadores con genes de terneros "malos" mostraron un progreso mínimo. El estudio concluyó provocativamente que cuando se trata de pantorrillas, la genética es el rey y el resto de nosotros tendríamos que aceptar que viviremos en jeans ajustados para siempre.


¡Pero espera hay mas!

Antes de colgar las zapatillas y dar por perdidos los músculos de la pantorrilla, hay un rayo de esperanza. Un estudio de seguimiento en la misma universidad mostró que si bien la genética juega un papel, las técnicas y los protocolos de entrenamiento correctos pueden "piratear" el código genético y generar mejoras significativas.


Una nueva esperanza: el experimento de biohacking

Un equipo de científicos rebeldes, no contento con aceptar el destino genético, decidió tomar el asunto en sus propias manos. Reclutaron a un grupo de personas que afirmaban tener "genes de terneros malos" y propusieron un nuevo protocolo de entrenamiento radical basado en principios de biohacking y metodologías de entrenamiento avanzadas.

Estos participantes fueron sometidos a un riguroso régimen de electroestimulación muscular, ejercicios específicos dirigidos a las pantorrillas en diferentes ángulos y resistencias, e incluso crioterapia. Después de seis meses, la transformación fue notable.


Resultados que tienes que ver para creer

El antiguo grupo de "genes de becerros malos" mostró un aumento promedio de hasta un 30% en el tamaño y la fuerza de los becerros. Estos resultados cuestionaron investigaciones anteriores y sugirieron que, si bien la genética puede tener influencia, la determinación, la innovación y un toque de ciencia pueden superar las barreras aparentemente insuperables.


Conclusión (hasta ahora)

Si bien la ciencia sugiere que la genética juega un papel dominante en el tamaño de nuestras crías, el experimento de biohacking sugiere que es posible que no estemos completamente a merced de nuestra secuencia de ADN. Entonces, para los que soñamos con becerros poderosos, aún no está todo perdido. Puede requerir un poco más de esfuerzo, un poco más de ciencia y mucha determinación. Pero, ¿quién dijo que sería fácil?


El Elixir Místico: Entrenamiento, Técnica y Dedicación

Ahora que hemos explorado los intrigantes resultados del experimento de biohacking, debemos profundizar en las técnicas y metodologías específicas que causaron estas transformaciones aparentemente mágicas. ¿Cuál es el secreto detrás de superar su código genético y lograr ese codiciado crecimiento de terneros? Siga leyendo para desentrañar la magia.


La ciencia detrás del crecimiento muscular

Para comprender cómo entrenar los músculos de la pantorrilla de manera efectiva, primero debemos comprender los conceptos básicos del crecimiento muscular. La hipertrofia es el proceso por el cual las células musculares crecen y aumentan de tamaño. Esto sucede cuando los músculos se exponen a cargas a las que no están acostumbrados, provocando microtraumatismos en las fibras musculares. En respuesta, nuestros cuerpos reparan y reconstruyen estas fibras, haciéndolas más grandes y más fuertes.


Técnica 1: Sobrecarga Progresiva

Para muchos de nosotros, el entrenamiento de pantorrillas significa algunas series de elevaciones de pantorrillas al final de un entrenamiento de piernas. Sin embargo, si realmente queremos desarrollar nuestras pantorrillas, debemos tratarlas con el mismo respeto e intensidad que cualquier otro grupo muscular importante.

Resultados: El experimento de biohacking demostró que los participantes que sometieron a sus pantorrillas a pesos cada vez más pesados ​​experimentaron un crecimiento significativamente mayor que aquellos que mantuvieron el mismo peso.

Conclusión: como cualquier otro músculo del cuerpo, las pantorrillas responden a una mayor resistencia. Al aumentar regularmente el peso o el número de repeticiones, los terneros se adaptarán y crecerán.


Técnica 2: Variedad en el Entrenamiento

Los músculos de la pantorrilla están formados por el gastrocnemio y el sóleo. Ambos músculos requieren enfoques diferentes para una estimulación óptima.

Resultados: Los participantes experimentales que integraron una combinación de levantamientos de pantorrillas con piernas rectas y dobladas vieron un desarrollo de pantorrillas más equilibrado y completo.

Conclusión: al entrenar las pantorrillas desde diferentes ángulos y con varios ejercicios, estimula todas las partes de los músculos de la pantorrilla, lo que conduce a un crecimiento máximo.


Técnica 3: Entrenamiento de alta frecuencia

A diferencia de otros músculos, las pantorrillas están acostumbradas a una actividad casi constante cada vez que caminamos, corremos o saltamos. Esto a menudo les permite ser entrenados a una frecuencia más alta sin sobrecargarlos.

Resultados: El experimento mostró que los participantes que entrenaron a sus pantorrillas 3 o 4 veces por semana, en lugar de las 1 o 2 veces habituales, obtuvieron resultados más rápidos.

Conclusión: El entrenamiento más frecuente de los becerros puede ser la clave para superar las limitaciones genéticas.


El juego mental

Fuera del entrenamiento físico, hay un aspecto subestimado del crecimiento muscular que a menudo se pasa por alto: el componente mental. Aferrarse a la idea de que los genes son lo más importante puede conducir a una mentalidad de derrota, limitándose inconscientemente.

Resultados: Los participantes con una mentalidad positiva y decidida, que creían en su capacidad para transformar sus pantorrillas, progresaron más que los escépticos.

Conclusión: la mentalidad de un ganador es tan crucial como las técnicas de entrenamiento correctas. Cree en ti mismo, en tus habilidades y en el proceso.


Nutrición, Recuperación y Técnicas Avanzadas: Los Tres Pilares Esenciales


Mientras que el mundo del fitness está furioso acerca de qué ejercicio es mejor para ese codiciado bombeo de pantorrillas, muchos están olvidando la verdad fundamental: lo que le das a tu cuerpo en términos de nutrición y recuperación es tan crucial, si no más, que lo que haces en el gimnasio.



  1. Nutrición: combustible para el crecimiento


Todo culturista sabe que los músculos no se hacen en el gimnasio, sino en la cocina. La forma en que entrenas puede abrir la puerta al crecimiento, pero sin los nutrientes adecuados tus músculos no pueden repararse, reconstruirse y alcanzar la hipertrofia.

Resultados: Los participantes que adaptaron su dieta a sus objetivos de entrenamiento de pantorrillas, con un enfoque en alimentos ricos en proteínas, grasas saludables y carbohidratos complejos, vieron ganancias musculares significativamente mayores que aquellos que ignoraron su dieta.

Conclusión: Una dieta balanceada, rica en nutrientes esenciales, fortalece tus esfuerzos de entrenamiento y promueve el crecimiento de las pantorrillas.



  1. Recuperación: el arte del descanso


Una vez que haya llevado a sus pantorrillas al límite, necesitarán tiempo para descansar, recuperarse y crecer. Sobreentrenar o ignorar los síntomas de la fatiga puede provocar lesiones y, en el peor de los casos, una atrofia contraproducente.

Resultados: El grupo experimental que priorizó la recuperación, que incluyó el uso de técnicas como foam rolling, estiramientos y sueño adecuado, mostró un crecimiento constante sin lesiones significativas.

Conclusión: Optimizar la recuperación es crucial para lograr un progreso continuo. Escucha a tu cuerpo y dale el descanso que necesita.



  1. Técnicas Avanzadas: El Arma Secreta


En el ámbito del rendimiento atlético, siempre hay técnicas y tácticas que ofrecen una ventaja a quienes están dispuestos a hacer un esfuerzo adicional.


  1. Electromioestimulación (EMS): Una técnica que utiliza impulsos eléctricos para inducir las contracciones musculares, brindando una estimulación adicional a las pantorrillas sin la carga de peso tradicional.

Resultados: Los participantes que usaron EMS en combinación con su entrenamiento regular vieron un aumento más rápido en la densidad y fuerza muscular.

Conclusión: EMS puede ser una valiosa adición al entrenamiento tradicional de becerros, especialmente para aquellos que tienen desventajas genéticas.


  1. Restricción del Flujo Sanguíneo (BFR): Este es el uso de bandas o manguitos para limitar el retorno venoso de un músculo durante el ejercicio. Esto acumula subproductos metabólicos que pueden estimular el crecimiento muscular.

Resultados: BFR mostró resultados prometedores en el aumento del tamaño y la fuerza de las pantorrillas, especialmente a intensidades más bajas.

Conclusión: Para aquellos que no pueden entrenar mucho debido a lesiones u otras limitaciones, BFR puede cambiar las reglas del juego.

En esta era de ciencia e innovación, los límites de lo que es físicamente posible cambian constantemente. Si bien antes pensábamos que la genética era una barrera inamovible, la ciencia actual revela que con las técnicas correctas, la nutrición, la recuperación y una dosis de determinación, es posible ganarle a la lotería genética.


Suplementos: ¿El milagro o la locura?

Tan pronto como pone un pie en una tienda de artículos deportivos o recorre los pasillos digitales de un mercado de suplementos en línea, se siente abrumado por una gran cantidad de polvos, píldoras y pociones que prometen convertirlo en un Adonis moderno. Pero entre las etiquetas pegadizas y las afirmaciones fabulosas, ¿qué suplementos realmente ofrecen apoyo para el crecimiento de las pantorrillas, especialmente para aquellos que luchan contra la marea genética?



  1. polvos de proteína


Es bien sabido que las proteínas son los componentes básicos de los músculos. Los suplementos de proteína, incluidos el suero de leche, la caseína y las proteínas de origen vegetal, afirman acelerar el crecimiento muscular al proporcionar una dosis rápida de proteína de alta calidad.

Resultados: el estudio encontró que los participantes que consumieron un batido de proteínas después del entrenamiento mostraron una mejor recuperación y un ligero aumento en la hipertrofia muscular en comparación con los que no lo hicieron.

Conclusión: Los suplementos de proteínas pueden ser beneficiosos para el crecimiento de las pantorrillas, especialmente si se toman inmediatamente después de un entrenamiento.



  1. La creatina


A menudo elogiada por su capacidad para aumentar la fuerza y ​​la masa muscular, la creatina es uno de los suplementos más investigados y verificados en el mundo del fitness.

Resultados: Los participantes que tomaron creatina informaron un aumento en el tamaño de las pantorrillas y la intensidad del ejercicio, probablemente debido a una mayor producción de ATP y una mejor resistencia muscular.

Conclusión: la creatina puede ser un complemento valioso para quienes buscan llevar el entrenamiento de sus pantorrillas al siguiente nivel.



  1. Beta-alanina


La beta-alanina es un aminoácido que aumenta la concentración de carnosina en los músculos, lo que puede ayudar a reducir la fatiga muscular.

Resultados: aunque se asoció principalmente con un mejor rendimiento en los entrenamientos de alta intensidad, los participantes que tomaron beta-alanina vieron una ligera mejora en la resistencia de las pantorrillas durante las sesiones prolongadas.

Conclusión: la beta-alanina puede beneficiar a aquellos que apuntan a mayores repeticiones y resistencia durante sus entrenamientos de pantorrillas.



  1. BCAA (aminoácidos de cadena ramificada)


Los BCAA, que consisten en leucina, isoleucina y valina, a menudo se promocionan como esenciales para la reparación y el crecimiento muscular.

Resultados: Los resultados fueron mixtos. Aunque algunos participantes informaron una mejor recuperación después de tomar BCAA durante sus entrenamientos, no hubo una diferencia significativa en el crecimiento de las pantorrillas entre el grupo de BCAA y el grupo de placebo.

Conclusión: Los BCAA pueden ayudar con la recuperación, pero es posible que no estén directamente relacionados con un mejor crecimiento de las pantorrillas.


Kleine kuiten training

Una mirada realista a los suplementos

Seamos realistas: si hubiera una píldora mágica que pudiera darte pantorrillas gigantes, todos estaríamos haciendo fila para comprarla. Si bien los suplementos pueden ofrecer algunos beneficios, son solo una pequeña parte de un panorama mucho más amplio. Son además de, no un sustituto de, un programa de ejercicio sólido, una dieta adecuada y una recuperación adecuada.

La lotería genética puede ser dura e injusta. Pero en el mundo del entrenamiento de pantorrillas y la hipertrofia, las personas más inteligentes y decididas se arman con conocimiento, técnica y sí, tal vez algunos suplementos bien elegidos.

En la siguiente parte de este artículo detallado, exploraremos las historias inspiradoras y las anécdotas de aquellos que han superado sus 'genes de terneros'. ¡Sigue leyendo y descubre el poder de la mente humana!


Victorias sobre la genética: historias inspiradoras

En medio de los datos y suplementos científicos hay personas reales, atletas reales que se han dedicado a cambiar sus historias físicas a pesar de sus limitaciones genéticas. Esta sección está dedicada a aquellos individuos únicos que se negaron a creer que sus genes eran su destino.


  1. El viaje de Johan: de "muslos de pollo" a "Kuitking"

Johan siempre ha sido un chico delgado. Incluso después de meses de intenso entrenamiento en el gimnasio, la parte superior de su cuerpo parecía crecer, pero sus pantorrillas se quedaban atrás. Muchos le dijeron que simplemente no estaba bendecido con los "genes de ternero". Pero Johan no era de los que se rendían fácilmente.


Usando una combinación de la técnica de restricción del flujo sanguíneo (BFR) mencionada anteriormente, una dieta alta en proteínas y un suplemento de creatina, lentamente comenzó a ver progreso. Sin embargo, lo más importante para él era la constancia.


Resultados: Después de dos años de entrenamiento dedicado y ajustes constantes a su rutina, el tamaño de la pantorrilla de Johan había aumentado en un 40%.


Conclusión: La historia de Johan nos enseña que con determinación, adaptabilidad y las técnicas correctas, la genética es solo un pequeño factor en la ecuación del crecimiento muscular.



  1. Aisha: la mujer que rompió los estereotipos

Las mujeres a menudo se enfrentan a las normas sociales sobre cómo deberían verse sus cuerpos. Aisha, sin embargo, no quería nada más que pantorrillas musculosas y atléticas. Sin embargo, siempre sintió que sus genes se interponían en su camino. En lugar de aceptar su "destino genético", buscó la ayuda de un entrenador personal especializado en entrenamiento de terneros.


Implementó ejercicios pliométricos, muchas repeticiones con pesas y estiramientos diarios.


Resultados: Su perseverancia valió la pena. Después de 18 meses, Aisha no solo había desarrollado pantorrillas impresionantes, sino que también inspiró a otras mujeres en su gimnasio a perseguir sus propias metas físicas.


Conclusión: el viaje de Aisha muestra que, independientemente de su género o antecedentes genéticos, la pasión y la dedicación son la clave para cambiar su realidad física.



  1. Felipe: viejo, pero no terminado

A sus 50 años, muchos creían que los mejores días de Felipe en el gimnasio habían quedado atrás. Pero Felipe quería demostrar que la edad es solo un número. A pesar de una vida de pantorrillas delgadas, estaba decidido a demostrar que el cambio es posible incluso en la mediana edad.


Se centró en el entrenamiento EMS y utilizó suplementos nutricionales dirigidos a atletas mayores, como la glucosamina para la salud de las articulaciones y los ácidos grasos omega-3 para reducir la inflamación.


Resultados: Los esfuerzos constantes y el enfoque personalizado de Felipe dieron como resultado un crecimiento significativo de las crías, lo que dejó a muchos asombrados y admirados.


Conclusión: la edad es solo una limitación si la dejas. Con el enfoque y las herramientas adecuadas, incluso una persona de 50 años puede transformar su cuerpo.


Estas historias inspiradoras sirven como un poderoso recordatorio de que, si bien la genética juega un papel en nuestras habilidades físicas, el poder del espíritu humano, la determinación y el conocimiento pueden traspasar los límites.


kuitspier

La guía definitiva para desafiar su genética: consejos y trucos para becerros monumentales

Si bien las historias anteriores brindan inspiración, es posible que se pregunte cómo comenzar su propia historia de éxito. Bueno, no temas. Esta sección final se sumerge en algunos consejos esenciales que pueden ayudarlo a realizar sus sueños de terneros.


  1. La variación es la clave

Los músculos de la pantorrilla son muy difíciles de entrenar debido a su resistencia a la hipertrofia. Cambiar de ejercicio y estilo de entrenamiento puede evitar el estancamiento. Combine entrenamiento con pesas pesadas con ejercicios pliométricos, seguidos de períodos de rutinas de alta repetición.


  1. La recuperación es crucial

Las pantorrillas se usan casi todos los días, especialmente si camina o se para mucho. Esto significa que están acostumbrados a la actividad constante. Descanse lo suficiente entre los entrenamientos intensos de pantorrillas y considere usar masajes, tratamientos con hielo o incluso fisioterapia para ayudar a la recuperación.


  1. Tómese su nutrición en serio

Si bien los suplementos pueden ser algo efectivos, su dieta general es la base del crecimiento muscular. Mantenga un excedente de calorías, consuma suficientes proteínas y considere consultar a un nutricionista para ajustar su dieta.


  1. Mentalidad ante todo

Es fácil desanimarse, especialmente cuando estás luchando con tu genética. Pero recuerda las historias de Johan, Aisha y Felipe. La resiliencia mental, la perseverancia y la determinación son los verdaderos impulsores de la transformación física.

 

  1. Considere herramientas externas

Además del entrenamiento tradicional, herramientas como EMS y BFR pueden ser valiosas adiciones a su rutina de ejercicios, como se mencionó anteriormente. Pueden aumentar la intensidad y la eficacia de sus entrenamientos, especialmente si siente que se ha estancado.


Conclusión: ¿Es realmente la genética la reina?

Es probable que la controversia en torno al impacto de la genética en el crecimiento de los terneros continúe durante algún tiempo. La ciencia nos dice que la genética juega un papel, pero ¿realmente tiene que ser el final de la historia? Los muchos atletas y entusiastas del fitness que han logrado trascender sus "malos genes" demuestran que hay muchos más factores que contribuyen a la historia.

En realidad, no existe una fórmula mágica o un ejercicio secreto que de repente revele pantorrillas masivas. Pero una combinación de dedicación, conocimiento, variedad en el entrenamiento, nutrición adecuada y, lo que es más importante, fortaleza mental, puede inclinar la balanza a su favor.


Entonces, la próxima vez que alguien diga: "Simplemente no tienes los genes para las pantorrillas grandes", sonríe, ponte tus zapatillas y deja que tus esfuerzos y resultados hablen por ti. Su código genético puede estar predeterminado, pero la forma en que elige vivir su vida y las metas que establece dependen totalmente de usted. ¿Y quien sabe? Puede convertirse en la próxima historia inspiradora que motive a otros a ir más allá de sus propios límites genéticos.